«Estamos perdiendo la capacidad de disfrutar del cine»: El nuevo ‘Cine A Quemarropa’, contra la crítica elitista

«Este era el que yo quería hacer». Alejandro G. Calvo no tenía suficiente con la hora y 5 minutos que dura la primera entrega de Cine A Quemarropa dedicada al Slow Cinema. Quería más por dos razones. La primera, para conseguir que todo el mundo sea capaz de ver a Robert Bresson y alejarse del…

Leer la noticia en SensaCine

Después de la presentación en el Festival Internacional de Cine de Gijón, la segunda entrega del especial de Alejandro G. Calvo y Verónica Melguizo dedicado al ‘Slow Cinema’ ya está aquí.

«Este era el que yo quería hacer». Alejandro G. Calvo no tenía suficiente con la hora y 5 minutos que dura la primera entrega de Cine A Quemarropa dedicada al Slow Cinema. Quería más por dos razones. La primera, para conseguir que todo el mundo sea capaz de ver a Robert Bresson y alejarse del elitismo que domina ciertos sectores de la crítica cinematográfica. La segunda, porque esta es su historia. «La gente de mi generación hemos estado en los festivales viendo estas películas. Forman parte de nuestra vida de una forma muy directa», cuenta G. Calvo.

Pasolini ya estaba muerto cuando yo nací. Sin embargo, las películas de David Lynch las he descubierto cada año, en el momento en que se estrenaban. He vivido con ellas, forman parte activa de mi vida.

Esto era lo que quería contar en un principio, pero cuando se puso manos a la obra se dio cuenta de que tenía que ir un poco más atrás y contar de dónde venían directores como Michael Haneke o el propio Lynch. «Tuve que parar de escribir este para hacer el primer volumen y entonces explicar cómo era Bresson, cómo era Ozu… Para que ahora, con los cineastas más contemporáneos, veamos toda esta herencia del cine». Es como un examen con una parte teórica y una práctica. Una vez que ya sabemos cómo nadar, vamos a lanzarnos a la piscina.

Y de ahí que haya un Cine A Quemarropa: Slow Cinema Vol. 1 y, ahora, el Cine A Quemarropa: Slow Cinema Vol. 2 a puntito de salir del horno. En la decimosegunda entrega de la serie, G. Calvo y Verónica Melguizo -a la edición- se adentran en la obra de cineastas clave de la historia moderna como David Lynch, Jim Jarmusch, Aki Kaurismaki, Michael Haneke, Béla Tarr, Wong Kar-wai, Nicolas Winding Refn, Tsai Ming-liang, Edward Yang o Hou Hsiao-hsien. Después de su presentación en el Festival Internacional de Cine de Gijón el pasado mes de octubre, tendrá su estreno el próximo 20 de diciembre en los cines mk2 Paz. Al día siguiente, en YouTube.

Sobre estas líneas puedes disfrutar de los primeros 4 primeros minutos.

El Festival Internacional de Cine de Gijón estrenará ‘Cine A Quemarropa: Slow Cinema Vol.2’

«El vídeo me lo he visto yo cuatro veces y he llorado tres veces», asegura Alejandro. Posiblemente sea uno de los episodios del Cine A Quemarropa más personales, pero no por eso ha tenido que prepararse menos. «Me he visto más películas y me he leído más libros que con el primero», asegura el crítico y ‘publisher’ de SensaCine, que supera los 25 libros consultados para el Vol. 1. «En el primer volumen hablo de 7 u 8 directores, aquí de 30 o 35. Yo siempre me vuelvo a ver las películas. Por ejemplo,In the Mood for Love la habré visto un millón de veces, pero me la he vuelto a ver».

«Mi trabajo consiste en ser estudiante siempre. Es algo que no he abandonado nunca. Y eso es muy bonito porque siempre estás aprendiendo», señala G. Calvo, «Es algo que no deja de crecer y la gente que ve nuestros vídeos también está creciendo con nosotros». Una cualidad imprescindible para este mundo cambiante en el que estamos metidos. La revolución que hemos vivido en las últimas décadas también ha afectado al cine, que no para de cambiar.

A mi yo de 17 años: La carta de amor que Alejandro G. Calvo dedica a todos los cinéfilos en el nuevo ‘Cine A Quemarropa’

El primer A Quemarropa dedicado al Slow Cinema nació un poco por la necesidad de parar el mundo. Ahora que todos estamos enganchados a los vídeos de 30 segundos de TikTok, es necesario bajarse del tren y respirar. Para eso sirve reivindicar el cine contemplativo, un estilo cinematográfico que necesita la atención del espectador y su paciencia. Esta segunda entrega sigue esa estela, pero añade el análisis del cambio de rumbo que ha tomado la industria en las últimas décadas.

«Recoge cómo ha sido el cine de autor en estos 30 años. El cine ha cambiado mucho en este tiempo. Este A Quemarropa viene a hablar de ese cambio, de cómo se pasa del siglo XX al XXI dentro del cine de autor. Ahora el cine va por otro lado, es más raro. No sabemos qué va a pasar. Está bien haberlo podido coger y encapsular», asegura G. Calvo.

Teaser ‘Cine A Quemarropa: Slow Cinema Vol. 2’

Y cuando hablamos de que el cine ha cambiado, no nos referimos únicamente a los entresijos de las producciones. El modo en que consumimos productos audiovisuales ha cambiado y también nuestra capacidad de recibir información. Esto, sumado a que la crítica de cine se niega a abandonar su posición elitista, hace que se esté perdiendo el puro placer de ver películas.

«Creo que todo el mundo es capaz de disfrutar una película de Eric Rohmer. Lo que yo trato es, de alguna forma, de animar a la gente a que pierda el miedo al contexto cultural en el que vivimos, en el que prácticamente no se defiende el cine clásico porque estamos todos corriendo detrás del últicmo contenido que han sacado las plataformas», señala el crítico, «Estamos perdiendo a nivel cultural, a nivel cultural y a nivel mundial. Estamos perdiendo, creo yo, la capacidad de disfrutar del cine».

Es un cine exigente, cierto, pero la recompensa es mayúscula. Cuando tú ves muchas películas en tu vida, la mayoría las olvidas. Si ves una película de Tarkovski, aunque no te guste, te puedo prometer que es una experiencia que no vas a olvidar nunca.

Así que he aquí la principal razón del Cine A Quemarropa: Slow Cinema Vol. 2. Alejandro G. Calvo ha compartido el amor por el cine que lleva alimentando las últimas tres décadas. Ha tomado todos aquellos directores que le han marcado mientras crecía como profesional y los ha empaquetado en un vídeo para que todos podamos regocijarnos con las obras de Haneke, Jarmusch o Rohmer.

Este Vol. 2 es muchas cosas al mismo tiempo. Es una acción contra la crítica elitista, un repaso a la transformación del cine en los últimos 30 años, una carta personal sobre los directores que han construido al crítico y, sobre todo, un regalo para todos los cinéfilos que, como Alejandro, no tienen miedo a seguir aprendiendo.

 

Sobre el Autor

Sucribete a nuestro Newsletter

[mc4wp_form id="69"]