Madrid.- El 22 de abril es el Día de la Tierra. Antonio Guterres, Secretario General de Naciones Unidas, insiste en el mensaje de las oportunidades que ofrece la recuperación de la pandemia para que el mundo emprenda un camino más limpio, ecológico y sostenible.

Los cambios provocados por el COVID – 19 en un espacio tan corto de tiempo, han supuesto que midamos la fortaleza de los estados, de su capacidad de reacción, de los valores personales y colectivos. Y también la necesidad de acelerar un proceso transformador de nuestro modelo de desarrollo acordado no solo con los actores y sectores afectados, sino principalmente con la Tierra.

El calentamiento global es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la población mundial. Excusarse en la crisis que estamos padeciendo para no avanzar en la lucha contra la emergencia climática, es un error descomunal.

España ha decidido que el futuro es ecológico y digital, una doble transición que proporcione seguridad en las inversiones adecuadas que han de ayudar a sentar las bases de un crecimiento sólido e inclusivo, donde el reparto de la riqueza sea más equitativo.

Nuestro país va a recibir 140.000 millones de euros en transferencias y en créditos a lo largo del periodo 2021 – 2026.

Entre 2021 y 2023 se van a movilizar inversiones públicas por un importe de70.000 millones de euros con un impacto inmediato en la economía y el empleo. De esta cantidad, el 37% estará destinado a la Transición Ecológica.

Modificar nuestro patrón de progreso, modernizar el mercado de trabajo, crear empleo de calidad, ganar en seguridad energética e innovación, y mejorar la salud de los ciudadanos deben posicionar a España en la primera línea de los cambios que marcarán el siglo XXI.

Sucribete a nuestro Newsletter

[mc4wp_form id="69"]