Vox tumba en comisión los Presupuestos de la Comunidad de Madrid

El Grupo Parlamentario de Vox ha tumbado este viernes en comisión el Proyecto de Presupuestos de la Comunidad de Madrid para 2023 y será ahora la Mesa de la Asamblea la que tendrá que decidir si el dictamen desfavorable se debate y vota en los próximos Plenos del 21 y 22 de diciembre.

Sin acuerdo cerrado y acusaciones de que el PP «humillaba» a sus votantes en la negociación, Vox registró fuera de plazo sus enmiendas parciales al articulado a principios de diciembre y la Mesa de la Asamblea, donde los ‘populares’ tienen mayoría, no las admitió.

En un primer momento, el partido que lidera en Madrid Rocío Monasterio anunció que, pese a esto, se abstendrían en la votación porque ellos con la izquierda no iban «a ninguna parte». Tan solo un semana más tarde desde la Dirección Nacional de esta formación se anunció que cambiaban de opinión y votarían ‘no’.

Vox votará en contra de los Presupuestos tras no aceptarse sus enmiendas

Consideraban que estaban «secuestrando» sus enmiendas y que se estaban aliando con la izquierda. La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ofreció a principios de esta semana a Vox la búsqueda de fórmulas que incorporar sus peticiones a la gestión del Ejecutivo a lo largo de 2023 pero no hubo respuesta.

Ayuso dispuesta a incorporar enmiendas de Vox a los presupuestos durante 2023 pero recuerda que la Asamblea cumple con el reglamento

La formación seguía enrocada en el ‘no’ si no aceptaban las enmiendas hasta este mismo viernes por la mañana cuando desde la Dirección Nacional y Monasterio abrieron la puerta a cambiar de postura si se les ofrecía un acuerdo político, que incluyera, entre otros puntos, la derogación de la Ley Trans autonómica. La presidenta madrileña contestó rápidamente e indicó que rechazaba «mezclar negociaciones», y no intercambiará «derechos y obligaciones».

Ayuso rechaza el ofrecimiento de Abascal: No voy a intercambiar derechos por presupuestos

Ya en la sesión de la Comisión de Presupuestos de este viernes por la tarde, Vox ha cumplido su amenaza y han votado en contra del dictamen (el texto final de los Presupuestos con la incorporación de los cambios en la tramitación) en la comisión.

Con esto podrían quedar rechazados los Presupuestos pero un vacío en el Reglamento de la Asamblea no aclara si este dictamen desfavorable podría ser debatido en el Pleno previsto del 21 y 22 de diciembre. Por ello, la Mesa de la Comisión lo remitirá a la Mesa de la Asamblea, máximo órgano parlamentario, que tendrá la última palabra.

Díaz Ayuso admite que si Vox vota en contra en la Asamblea se acabarán prorrogando los actuales Presupuestos

Tras la votación en comisión, el diputado del PP Álvaro Ballarín ha dicho que su partido no entiende cómo estando de acuerdo con Vox en el 99,8 por ciento de un presupuesto de 25.700 millones de euros, «por apenas un 0,2 por ciento» los madrileños se queden sin las cuentas y no puedan «sentir» las mejoras.

El portavoz del grupo, Pedro Muñoz Abrines, ha culpado a Vox de que no se aprueben las cuentas, le ha acusado de unirse a la izquierda madrileña, y se ha referido a la relación de socios prioritarios con Vox en pasado.

Por su parte, la formación de Rocío Monasterio ha señalado que han tumbado este dictamen de presupuestos porque Ayuso ha cerrado «la puerta» a negociar con Vox, y ha indicado que desde el 30 de noviembre no ha recibido «ni una llamada ni un mensaje del Gobierno», lo que entiende como «falta de voluntad política» por parte del Ejecutivo de Ayuso para que saliesen las cuentas.

Con todo, ha dejado «la puerta abierta» a la negociación «en un futuro» si el PP retira las cuentas y empiezan de cero para incluir las enmiendas de Vox, al tiempo que ha subrayado que siempre han sido «unos socios leales» pero que Ayuso no puede pretender que firmen un «contrato de adhesión sin que se respete» a sus votantes.

Para el diputado de Más Madrid Eduardo Gutiérrez ha indicado que esta situación es «un ejemplo más del fracaso» del Gobierno de Ayuso que es «fruto de su soberbia, chulería, desprecio con el que ha tratado al único grupo que le apoya». «A las familias no les preocupan las peleas de los políticos, sino las necesidades en materia de Sanidad. Estamos en crisis y no es suficiente solo prorrogar. Los madrileños se van a sentir desamparados como consecuencias de las derechas», ha lanzado.

Por su parte, el parlamentario del PSOE Fernando Fernández también ha incidido en que se ha puesto de manifiesto «la soberbia, la prepotencia y la falta de capacidad de diálogo que muestra el Gobierno regional y hace que ocurran consecuencias como esta». Considera, no obstante, que eran unos presupuestos «lesivos» que no mejoraban la calidad de los madrileños.

Por último, la diputada de Unidas Podemos Sol Sánchez ha definido las desavenencias entre PP y Vox como «una pelea de bandas entre la derecha y la extremaderecha», quienes «han estado jugando a ver quién se aparta antes de la carretera y se han despeñado los dos». «Ha sido una pelea de egos, una cuestión de soberbia. Ha sido un buen resultado pero los Presupuestos anteriores también eran malos», ha zanjado.

Sobre el Autor

Sucribete a nuestro Newsletter

[mc4wp_form id="69"]