La historia del esquí madrileño ligada a las pistas de Navacerrada

FOTOTECA CARMEN TELLO LAB. GALAN

Navacerrada.- El anuncio del cierre de tres de las siete pistas de esquí del Puerto de Navacerrada (El Telégrafo, El Escaparate y El Bosque) ha sorprendido a unos más que a otros, y la propia concesionaria de las pistas ya ha anunciado que no seguirá abierta.

Para los establecimientos relacionados con el deporte blanco es un nuevo giro de tuerca a una situación complicada por la pandemia pero que ya venía siendo difícil con los pocos días de nieve que cada año acumulan las laderas de las montañas.

La estación de esquí del Puerto de Navacerrada es una de las más antiguas de España. En sus pendientes se inició la práctica del esquí a principios del siglo XX, siendo Manuel González de Amezúa uno de los primeros ‘patinadores’ nacionales como se les llamaba entonces.

El primero en calzarse unos esquíes por estos lares fue el noruego Birger Sörensen quien enseñaría a Amezúa este deporte. Tras ellos llegarían el ‘Twenty Club’, el Club Alpino Español y el Eléctrico del Guadarrama. El tren que llevó a miles de madrileños desde la urbe a la nieve.

En los años 40 llegan los primeros remontes mecánicos y comienza a popularizarse el Puerto de Navacerrada. El despegue llegaría en los años 70 y 80. El esquí en Navacerrada está ligado a dos campeones olímpicos madrileños: Francisco Fernandez-Ochoa (Saporo, 1972) y su hermana Blanca (Albertville, 1992). En sus pistas empezaron y entrenaron ambos medallistas.

En 1994 llegó la polémica al Puerto con los cañones de nieve, dada la escasez de precipitaciones y nieve acumulada precisamente en las pistas que ahora se desmantelan. Éstas siguen el mismo camino que se inició con el desmantelamiento de Valcotos, la estación de esquí del Puerto de Cotos. Una iniciativa de recuperación natural que fue pionera en Europa.

Valcotos las primeras en desmantelar

Las pistas de Valcotos se proyectaron pensando en una expansión del Puerto de Navacerrada, colapsado durante los fines de semana de finales de los 60 y con vistas a unir los remontes mecánicos de ambas entre sí, formando un dominio esquiable unitario. Las ventajas respecto al puerto de Navacerrada eran una mejor calidad de nieve, terreno menos pedregoso con praderas y pinares, menos viento, menos formación de hielo y, como consecuencia, un clima mucho más suave gracias a la protección frente a los temporales del norte por parte del macizo de Peñalara. La gran desventaja era su orientación sur, algo que no se tuvo en cuenta en los copiosos años de nieve que coincidieron con su diseño y desarrollo.

Los proyectos en estudio eran muy ambiciosos. Se pretendía la creación de un centro de montaña de invierno y verano, a la altura de los mejores del mundo, con trazado y mantenimiento de pistas, con la más moderna maquinaria, señalización de senderos de paseo entre bosques, zonas residenciales con todos los servicios (instalaciones de recreo, pistas de patinaje, piscinas, baile, cine etc)

Imagen de Cotos en verano hacia 1968, cuando todavía no contaba con ninguna infraestructura para el esquí alpino. Sólo se distiguen la Venta Marcelino y el albergue del Club Alpino Español, con su camino de acceso. Se puede comparar esta foto con la de paginas posteriores, fechada en 1973 y realizada desde la misma zona para ver los cambios sufridos en el puerto, fundamentalmente la estación motriz del telesilla de Zabala

Primeros años de funcionamiento: 1969-1971

La estación, bajo la explotación de la empresa Tramonsa (Transportes y Remontes S.A.) comenzó a funcionar en 1969 con un telesilla y dos telesquíes.

Algunos de los remontes proyectados fueron instalados poco tiempo después, como el telesquí de Dos Hermanas y los telesquíes II y III de Las Lagunas; otros tardaron algunos años más, como el telesilla de La Pradera y algunos no pasaron del proyecto, como un tercer telesilla en la zona de Las Lagunas (o de Las Hoyas) junto con otros dos telesquíes que compartían su cota superior con dicho telesilla.

En cuanto a las pistas, el mapa muestra bastante fielmente las que finalmente funcionaron (exceptuando las de los remontes que nunca llegaron a construirse) llamando especialmente la atención las dos que se dirigen hacia el oeste desde el alto de Dos Hermanas, acabando probablemente en algún lugar inhóspito del pinar de Valsaín.

Actualmente esta colina está completamente reforestada y es imposible distinguir la antigua traza del telesquí.

Los años del desarrollo: 1972-1986

Una vez en funcionamiento el telesilla del Zabala, el telesquí del Puerto de Los Cotos y el telesquí de Las Lagunas I, entran en funcionamiento, hacia 1972, el telesquí de Dos Hermanas y los telesquíes II y III de Las Lagunas. Desde 1972 la estación contaba ya con el reconocimiento de “Centro de Interés Turístico Nacional”, también conocida como la Ley Fraga, algo muy importante en los acontecimientos finales de la existencia de la estación.

Durante los años 1972 y 1986, la estación de esquí experimentó un gran desarrollo, pasando de tener tres remontes mecánicos a disponer de nueve. A partir de 1986, comenzó una crisis en la estación motivada por varios factores, principalmente porque la nieve caída después de ese año no fue tan abundante como la de los anteriores. El empleo de estas máquinas no resultó económicamente rentable, lo cual agravó notablemente la crisis. Por otro lado, la desviación intencionada del cauce de un arroyo provocó graves daños en la Laguna Chica de Peñalara, lo que alertó a grupos ecologistas que se movilizaron y consiguieron salvar este humedal. Finalmente, en 1990 se creó el parque natural de Peñalara, que protegía gran parte de los terrenos de la estación y limitaba la expansión de esta.

Estos problemas hicieron que en diciembre de 1998 la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid oficialmente expropiara la estación de esquí de Valcotos (otras fuentes señalan que en realidad se trató de una compra y en mayo de 1999 comenzó su desmantelamiento. Se reforestaron con pino silvestre las antiguas pistas, y se quitaron todos los remontes y construcciones. Este proceso fue pionero en Europa. Actualmente sólo quedan algunas pistas de esquí de fondo que salen del Puerto de Cotos.

Deja una respuesta

Sucribete a nuestro Newsletter

[mc4wp_form id="69"]