Lesmes se queja en el comienzo del Año Judicial a los partidos por bloquear el CGPJ

Madrid.- El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha exhortado una vez más a los «poderes públicos concernidos» a renovar la institución «sin mayores dilaciones», ante la «seria anomalía» que supone llevar casi dos años en funciones, tras el enésimo acuerdo fallido entre PSOE y PP.

Como también hizo el año pasado, Lesmes ha vuelto a reclamar la renovación del CGPJ durante el acto de apertura del año judicial en el Tribunal Supremo, presidido por el rey, y que este año está marcado por las medidas de seguridad impuestas por la pandemia, ya que tan solo se ha permitido un aforo del 30% en la ceremonia.

“El año pasado, ya vencido el mandato del actual CGPJ y por lo tanto en prórroga de mis funciones, pronuncié por segunda vez unas palabras de despedida que no imaginé tener que reproducir de nuevo este año, pero la renovación de la institución sigue sin producirse pese a que la venimos reclamando insistentemente”, ha indicado al inicio de su discurso ante el rey Felipe VI.

“Este retraso representa una seria anomalía. Es la propia Constitución la que fija en cinco años la duración del mandato de cada Consejo, por lo que me veo en la obligación de exhortar nuevamente a los poderes públicos concernidos a renovar la institución sin mayores dilaciones”, ha reclamado.

No obstante, Lesmes ha defendido su labor durante este tiempo que se encuentra en funciones, ante las críticas de algunos sectores por continuar aprobando, principalmente, nombramientos de jueces y magistrados. De hecho, durante un tiempo, el órgano que regula a los jueces paralizó tales nombramientos para forzar a que el PP y PSOE se pusieran de acuerdo para nombrar un nuevo Consejo. Ante la falta de entendimiento, se reactivaron los nombramientos para evitar la paralización de la Justicia.

“Conviene recordar también que el órgano de gobierno de los jueces tiene asignadas por esa misma Constitución unas muy relevantes funciones, en particular en materia de nombramientos, ascensos, inspección y régimen disciplinario, funciones que son permanentes y de debido cumplimiento, de manera que deben seguir desarrollándose con normalidad, porque lo contrario sería incumplir la propia norma fundamental, con grave quebranto para la Justicia española, a la que dañaría una paralización institucional mantenida en el tiempo, en un momento en el que debe afrontar unos retos enormes”, ha advertido el presidente del Supremo, ante las presidentas del Congreso y del Senado, Meritxell Batet y Pilar Llop;y el jefe de la oposición, Pablo Casado.

Sucribete a nuestro Newsletter

[mc4wp_form id="69"]