Polución, ruido y calor causan 902 muertes prematuras al año en Madrid y 1.037 en Barcelona

Madrid.- El incumplimiento de las recomendaciones de la OMS en contaminación atmosférica, ruido, calor y acceso a espacios verdes se asocia con 1.037 muertes prematuras anuales en la ciudad de Barcelona y con 902 en Madrid, el 7 % y el 3 % del total de mortalidad, respectivamente.

Así lo concluye un nuevo estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación La Caixa, el primero en estimar la mortalidad prematura y la distribución por niveles socioeconómicos de múltiples exposiciones ambientales relacionadas con la planificación urbana y el transporte en ambas ciudades.

Según el estudio del ISGlobal, Madrid y Barcelona son dos de las urbes más pobladas de Europa y de las que presentan más desigualdades socioeconómicas entre sus habitantes.

El nuevo estudio, que publica la revista 'Environmental Research', ha estimado el impacto de la contaminación atmosférica –partículas finas (PM2,5) y dióxido de nitrógeno (NO2)–, calor, ruido de tráfico y falta de espacios verdes en los residentes de más de 20 años de Barcelona y Madrid, ciudades con planificaciones urbanas diferentes.

Exposición de la población

Mientras que Madrid se estructura en torno a un núcleo central que concentra la mayor parte de la actividad económica, Barcelona es una ciudad compacta y con el peso económico dividido en barrios.

Los investigadores se propusieron "identificar los grupos de población que están más expuestos y son más vulnerables a los efectos de la mala planificación urbana y de transporte", según Tamara Iungman, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

"Comparamos los niveles actuales de exposición con las recomendaciones internacionales y estimamos la fracción de muertes prematuras evitables que se podrían impedir si lográramos alcanzar dichas recomendaciones", ha concretado Iungman.

La conclusión es que el exceso de contaminación atmosférica, ruido, calor y acceso a espacios verdes se relacionan con 1.037 muertes prematuras al año en Barcelona.