‘Me aventuré a buscar una forma mágica de encontrarme con la eternidad’

Madrid.- Siga toda la actualidad en noticieromadrid.es las 24 horas del día.

Si hay una palabra que define el título del nuevo álbum de Manuel Medrano, Eterno, es exploración. 

Después de haber sido galardonado con dos Grammy Latino (Mejor Nuevo Artista y Mejor Álbum de Cantautor) por su obra debut, Afuera del planeta, el cantautor se tomó un tiempo para viajar, conocer más del mundo, crecer interiormente y reafirmar su espiritualidad.

(Lea también: Jon Batiste, la historia del triunfador de los Grammy)

Eterno es precisamente eso, un manifiesto de lo que ha sido su vida en estos años. “Me involucré mucho en la palabra (eterno) y en todo lo que significa, y es una palabra muy polémica, pero me aventuré a buscar una forma mágica de encontrarme con la eternidad de alguna manera, encontrar la plenitud personal”, cuenta en entrevista con EL TIEMPO, en la que habla de este nuevo trabajo, en el que repite fórmula en grabación y producción con el productor y artista colombiano Juan Pablo Vega. 

El disco es un viaje por la historia de la música latinoamericana con la que crecí. Es música original, honesta, con instrumentos que hoy muy pocas canciones tienen

¿En qué se inspiró con el título ‘Eterno’?

Me gusta pensar que estamos aquí por algo, me gusta pensar que hemos estado aquí siempre. Siento que nuestro paso por la Tierra, de cierta manera, está escrito y el hecho de estar escrito qué vas a ser y lo que vas a hacer aquí, que tu paso deje un legado en la Tierra, te hace de alguna manera eterno. El disco es un viaje por la historia de la música latinoamericana con la que crecí. Es música original, honesta, con instrumentos que hoy muy pocas canciones tienen. Y es también una invitación a la gente de que se dé cuenta de que estamos aquí aunque nos pase de todo. Todos somos polvo de estrellas y estando tan alejados de la inmensidad del universo que nos sintamos parte de él. 

Cuando dice ‘instrumentos que pocas canciones tienen hoy’, ¿a cuáles se refiere?

Es un disco que se grabó con una columna vertebral de rock, que se nota bastante. Esta producción trae guitarras eléctricas, guitarras acústicas, baterías, tambores, bajos, teclados de los 70 y 80, y pude grabar en dos estudios donde tenían los instrumentos ideales para hacerlo. Me gusta exigirme en cada álbum, que tenga un contenido, que cada canción sea una sorpresa para el oyente, tanto en lo que dice como en la instrumentación, sensibilidad, mensaje, que cada canción sea única. Hoy en día lo que más se vende no es lo que yo quiero ser. 

(Le puede interesar: Una canción unió a Don Tetto con una antigua fan que triunfa en la música)

Se tomó un tiempo largo para producir el álbum…

Pasaron muchas cosas entre la primera gira y el tiempo que me quise tomar para hacer este segundo álbum. También tuve un cambio de management. Me fui a viajar por el mundo, rodé videos, ahora decidí, grabando este álbum, irme por el camino de la exploración y aprendizaje. Creo que gracias a eso es que hoy puedo presentar este álbum, volviendo a mis raíces. 

La pandemia tuvo que ver algo…

Sí, claro, sin darnos cuenta se nos ‘robaron’ tres años de vida. El proyecto se nos retrasó como cinco meses. El plan era arrancar a grabar el disco en marzo de 2020 y comenzaron las noticias de esto en el mundo. Y, efectivamente, empezaron a cancelar todo, a cerrar los países. Pero estuvo muy bien, porque creo que todos llegamos al estudio descansados, llenos de energía. Los músicos, ingenieros y productores llegaron al estudio con esa felicidad de hacer lo que les gusta, creo que todo eso se ve reflejado en el disco, toda esa fuerza. Estuve grabando medio álbum en Colombia y el otro medio álbum, en Ciudad de México. 

¿En qué partes de México y Colombia?

En México, en El Desierto, es el estudio de Daniel Bitrán, un lugar mágico y especial. Y acá en Colombia, en El Altar, en La Calera, diez días en un estudio en medio de la naturaleza. Para mí fue como un sueño, siempre quise hacer un disco donde no tuviera el estrés de la ciudad, salir del estudio y toparme con el ruido de la ciudad, sino conectar con la naturaleza. 

Para Manuel Medrano, el álbum se deja escuchar fácilmente: “No tiene tintes urbanos, tiene tintes muy colombianos”, dice.

Foto:

Warner Music

¿Por qué eligió El Desierto?

La experiencia de grabar en El Desierto fue mágica, creo que nos permitía conectarnos más con lo que estábamos haciendo. Estuvimos 15 días en El Desierto, literalmente vivíamos en el estudio, salíamos de vez en cuando a correr. 

Una magia para inspirarse en el amor y en lo eterno…

El álbum está inspirado en el amor eterno, esa idea de que puedes amar a alguien para siempre o que has estado conectado con alguien desde siempre. Esta idea de que los humanos nos conectemos con la eternidad a través del amor me parece mágica. Y es evidente que yo escribo canciones de amor. Está inspirado en lo que siento. Intenté enfocarme en decir las cosas de manera divertida, que la gente se pudiera gozar las canciones. Hay mucha música con la que yo crecí. Hay funky, rock en español, reggae, bolero, bambuco, champeta, un homenaje a mi ciudad natal, a Cartagena, siento que es un disco que se deja escuchar fácilmente, con el que la gente se puede conectar. No tiene tintes urbanos, los tiene muy colombianos y muy latinos. 

(Lea además: ‘Estar en la lista Billboard es como ganar un Mundial de fútbol’)

¿El álbum tiene 12 cortes, es también un número cabalístico?

Iba a tener 13 canciones, pero retiramos una, tiene 12 ahora. El número de las canciones sí fue el destino. No tuvo nada que ver con algo planeado. Pero sí quería que tuviera, mínimo, el mismo número de canciones que tuvo el primer álbum. 

‘Tengo que llegar a tiempo’ es el tema de presentación

Creo que es una canción que me dediqué a mí mismo. Es algo que nos decimos todos cada día, no nos damos cuenta, pero todos los días decimos: ¡Voy tarde, tengo que llegar a tiempo! Y sí, siento que tengo que llegar a tiempo en mis prioridades, llegar a tiempo en mi vida, en el amor, en las cosas importantes de mi relación, en lo más profundo de mi corazón. Obviamente es una canción de amor que habla de que si no llegas a tiempo, pierdes a la chica, algo personal ligado a que siento que el tiempo es muy importante. 

Soy un cantautor y eso hoy es algo extraño, pero hace 20 años era común. Me gusta eso, me gusta ser un raro de la escena musical, porque me siento extraño diciendo lo mismo que todos dicen

Qué opinión tiene de que los artistas de hoy saquen música casi todos los días…

Me parece bueno. Hoy en día hay mucha música. Yo soy un cantautor y eso hoy es algo extraño, pero hace 20 años era común. Me gusta eso, me gusta ser un raro de la escena musical, porque me siento extraño diciendo lo mismo que todos dicen, usando las mismas palabras y haciendo toda mí música sobre un mismo bit, prefiero hablar de emociones distintas, usar palabras diferentes y utilizar diferentes ritmos para cada canción. 

(Le recomendamos también: J Balvin anuncia suspensión de su gira por EE. UU. debido al covid-19)

¿Falta apropiarnos de esos ritmos?

Creo que la música latina hay que estudiarla. Hoy hay una imagen de la música latina como que es el bling-bling, el Ferrari y la mansión y las ‘viejas’, y la música latina tiene una riqueza de vocabulario, de instrumentos, de emociones, de colores, de sabores, que vale la pena explorar, volver a sentir. 

Ya había lanzado dos temas de este álbum: ‘Nenita’ y ‘Hay una luz dentro de ti’…

Esas canciones las lanzamos primero para que la gente se fuera acostumbrando al disco, a lo que van a escuchar, a los instrumentos con los que lo grabamos, a que vayan afinando el oído y exploren el álbum desde lo musical. Tienen casi todas las herramientas que usamos para grabar el disco. Y aún se vienen sorpresas. 

Música de Colombia, con sabor y olor

El álbum Eterno incluye los sencillos Hay una luz dentro de ti y Nenita. Además, Tengo que llegar a tiempo, sencillo promocional. Los temas No sé si salga el sol, Negra, Tesoro, y La distancia, tienen influencia de bambuco, champeta y reggae.
“Es un álbum que explora y representa la colombianidad en la música, en las palabras, en el sabor, en el olor”, dice Manuel Medrano. “No tienes que dejar de ser quien eres para mostrarle al mundo lo que se hace en Colombia. Yo sueño con música colombiana, se escuche mucho o poco, pero que la gente diga: ¡Qué música tan chévere la que hacen en Colombia!”, agrega.

ORLANDO LEÓN RESTREPO ESCOBAR
EDITOR DE EL TIEMPO
TWITTER:  @oleonn84

Sucribete a nuestro Newsletter

[mc4wp_form id="69"]